Los métodos de trabajo convencionales ya no funcionan. La actitud establecida hacia el empleo permanente y fijo está bajo amenaza. La llegada de la tan difamada gig economy, de hecho, señala nada más y nada menos que una revolución social, cultural y empresarial.

En respuesta, las empresas están transformando su método de trabajo «Teoría X», la tradicional relación de arriba hacia abajo entre gerentes y empleados, a una estructura organizacional «Teoría Y». Las «Teoría Y» son organizaciones más colaborativas, en las que las personas están involucradas con lo que hacen y cada empleado  tiene una verdadera participación en la organización en vez de ser tan solo una abeja obrera.

La flexibilidad se ha vuelto un factor clave, y las organizaciones Teoría Y intentan cada vez más adaptar el trabajo en base al estilo de vida de sus empleados, en vez de al revés.  PwC predice un mayor crecimiento en los empleados móviles de un 50% para el 2020, y parece  factible que sustente el auge en el trabajo flexible y a distancia.

La gig economy ofrece numerosos beneficios a las empresas. Los contratos flexibles de corto plazo pueden ayudar a cubrir las carencias en cualquier nivel de la fuerza de trabajo. En la cima, los asesores freelance pueden asistir con las estrategias empresariales. Hay un mercado global para los contratistas IT que pueden ayudar con tus recursos IT desde cualquier parte del mundo. Incluso los responsables de cuentas, que son esenciales para la empresa, pueden ser freelancers.

Esto beneficia a todo el mundo. Las empresas jóvenes y en crecimiento necesitan personal costoso y con experiencia, pero no necesariamente a tiempo completo. Las personas con experiencia usualmente tienen familias y responsabilidades, y ya no desean trabajos a tiempo completo, y probablemente no quieran tener un largo camino al trabajo. La gig economy en su máximo esplendor ayuda a que ambas partes cumplan sus necesidades en conjunto.

Al ofrecer una gran variedad de oportunidades laborales, las empresas se aseguran de no estar perdiendo en la lucha por obtener los mejores talentos. Después del Brexit, cuando pocas personas serán contratadas para trabajar en el Reino Unido, la competencia por encontrar talentos parece que se elevará aun más. Las empresas tendrán que adaptarse al trabajo flexible si desean atraer y mantener al personal que necesitan para sobrevivir. Las personas que se benefician del trabajo flexible suelen ser de los más involucrados de tu personal. Estas personas se volverán embajadores de marca para tu empresa.

La idea es crear flexibilidad para que la organización pueda ofrecer la oportunidad de ser un trabajador «gig» a aquellos que lo deseen, y al mismo tiempo mantener la oportunidades de empleo estructurado para aquellos que prefieran las formas más tradicionales de empleo.

Mientras que se cumpla con las leyes de empleo, salario mínimo, pensión, impuestos y requerimientos para los seguros nacionales, tal como sucede en cualquier empleo tradicional, las empresas tienen la libertad de ofrecer empleo en la forma o modo que se adapte a los empleados que quieran atraer.

Al mismo tiempo, es importante obtener el equilibrio necesario. No es bueno intentar ocupar los cargos de tu empresa únicamente con contratistas, ese modo solo lleva al caos. El trabajo flexible no funciona como una herramienta a corto plazo para ahorrarte costos. Aportará los mejores beneficios empresariales cuando se utiliza para celebrar la clase de personas que deseas que trabajen en tu empresa, esas personas que tienen la experiencia y el enfoque que mejor se adapta a tu empresa, pero que no pueden comprometerse a trabajar a tiempo completo en una ubicación específica.

El desafío para muchas empresas no es adquirir y administrar este tipo de personal, si no que tiene más que ver con construir una cultura organizacional coherente y fomentar los valores compartidos entre los variados y diferentes tipos de estructuras de personal.

El cambio es la única constante en la economía actual, y los continuos repuntes y declives son probables. La tecnología revolucionaria aparece cada vez más regularmente. Los gobiernos están en un flujo constante. Si las empresas están repletas de empleados de tiempo completo y largo plazo, simplemente no tendrán la flexibilidad que necesitan para responder a los cambios en el mercado lo suficientemente rápido. Sólo los ágiles sobrevivirán.